El voluntariado acaba con la depresión

El voluntariado acaba con la depresión

La serotonina es conocida como la hormona de la felicidad. Se produce cuando generas relaciones de confianza a tu alrededor, o cuando la activas por medio de cualquier tipo de realización de ejercicio físico o hasta por la consumición de chocolate. Esta es la que desencadena en el cerebro sensaciones de placer, comodidad, tranquilidad.

 

Sin embargo, cuando nuestro cuerpo ha tenido largos periodos de tristeza, soledad, depresión y en este caso, confinamiento, reacciona bloqueando la serotonina en nuestro cerebro y produciendo una reacción alterada de conciencia, donde solo sentimos falta de ánimo y hasta nos cuesta vivir el día a día. Por eso, cuando diagnostican antidepresivos, estos básicamente lo que liberan son serotonina y quitan el bloqueo fisiológico para sentirte mejor.

 

¡Pero espera! No es necesario llegar a medicarte para estar feliz. Sé y héroe y siéntete mejor.

 

El voluntariado y la ayuda en general a los demás, produce una sensación de bienestar que libera serotonina y …

 

1. Te ayuda a sentirte seguro de ti mismo porque te permite darte cuenta de lo mucho que puedes ayudar

2. Te empodera viendo como tu conocimiento puede cambiar la vida de otros

3. Te sensibiliza frente a la realidad de terceros y te ayuda a valorar la tuya

4. Mejora tu salud mental y te provee de una actitud positiva y optimista

5. Ayuda a mantener un equilibrio entre tu vida familiar, personal, laboral e individual.

 

Ahora bien, si hablamos del voluntariado como un concepto global, este representa más que un acto de ayuda individual, ya que es el principal paso para construir sociedad.

¿El Voluntariado construye SOCIEDAD? Sí.

 

La caridad, la ayuda desinteresada y la colaboración al prójimo son una fuente potencial de eliminación de las barreras étnicas, racistas, nacionalistas y clasistas del tiempo actual, donde el distanciamiento entre los gobiernos mundiales, el desligamiento de la política con el bien común y la confusión de la misma con el populismo, la falta de inclusión y conflicto de identidad social, política y económica entre los pueblos, son solo un ejemplo de lo que ha provocado la ausencia de solidaridad y transversalidad entre naciones.

 

Entonces te preguntarás, ¿todo esto que tiene que ver con tu ayuda?

Verás. Dar de comer a alguien es una labor muy bondadosa. Así como cuando un político construye un puente para conectar dos poblaciones desde donde muchos niños deben desplazarse caminando para ir a trabajar. ¿Cuál es más importante? Ninguna. Las dos representan un acto de solidaridad desde distintos niveles de asignación social.

Sin embargo, el voluntariado de verdad, el que transforma sociedad y elimina barreras, es el que enseña a pescar el pez, el que instruye a trabajar y el que más allá de satisfacer un principio de subsidiaridad, brinda la oportunidad de abrir puertas laborales y a potenciar en cada ser esa labora de autodescubrimiento y crecimiento personal.

 

Es hora de que te potencies siendo un héroe y ayudes a potenciar a los demás.

 

Bienvenid@ a The Social Heroes